Dieta de pérdida de cabello

La pérdida de cabello y su mal estado son un problema común que se intensifica especialmente durante la temporada de otoño e invierno. Las causas de la pérdida de cabello pueden ser muy diferentes, pero independientemente de ellas, una dieta rica en ingredientes que el cabello y el cuero cabelludo necesitan más: aminoácidos de azufre, vitaminas A, C y E, ácidos grasos omega-3 y zinc y cobre.

El cuidado externo y el uso de cosméticos no son suficientes para garantizar la condición adecuada del cabello y el cuero cabelludo, y se debe buscar ayuda eligiendo los productos correctos en los estantes de la tienda de comestibles, y no solo en la farmacia.

El cabello grueso y brillante que no se cae excesivamente se debe en gran medida a una dieta adecuada. Sin embargo, si siempre ha tenido un cabello delgado y escaso, cambiar su dieta no hará que aparezca una exuberante cabellera en su cabeza, pero ciertamente nutrirá su cuero cabelludo y su cabello recibirá un suministro de nutrientes que los hará más fuertes y brillantes. En el caso de cambios hormonales que ocurren con la edad tanto en hombres como en mujeres, la calvicie no se puede detener cambiando la dieta, pero puede ralentizar un poco este proceso y cuidar de fortalecer y nutrir el cabello. Si su cabello ha comenzado a caerse repentinamente y no puede asociarse con ninguna enfermedad o proceso natural en el cuerpo, debe mirar su dieta e introducir productos ricos en vitaminas y minerales responsables de la condición del cabello y el cuero cabelludo.

importante

Las causas de la pérdida de cabello deben buscarse tanto en el funcionamiento alterado del cuerpo como en la aparición de enfermedades, así como en la dieta incorrecta y los factores externos. Los factores generales que causan la pérdida excesiva de cabello incluyen: estrés, enfermedades infecciosas, enfermedades del cuero cabelludo (por ejemplo, micosis), dieta anormal, tabaquismo, enfermedades sistémicas: lupus eritematoso, hipertiroidismo e hipotiroidismo, algunos medicamentos (citostáticos, inmunosupresores). , tiroides, antitrombótico, utilizado para enfermedades del corazón, anticoncepción hormonal), radiación UV, agua salada y clorada, viento y arena, fluctuaciones en la humedad del aire, baja temperatura y nieve.

Lea más sobre >>> causas de pérdida de cabello.

Dieta para la caída del cabello: ¿qué comer para que el cabello deje de caerse?

• vitamina A

La vitamina A estimula el crecimiento de los folículos capilares. Si es deficiente, el cabello se volverá seco, quebradizo y propenso a las puntas abiertas. También puede haber cambios en el cuero cabelludo, llamados piel de sapo o hiperqueratosis, que se manifiesta como bultos y callosidades en la superficie del cuero cabelludo. La vitamina A mejora la composición química de los lípidos producidos por las glándulas sebáceas, cuya función es hidratar el cabello y protegerlo contra las condiciones climáticas.
Fuentes de vitamina A: brócoli, calabaza, rosa mosqueta, col rizada, col, alfalfa, zanahoria, albaricoques, perejil, aceites de pescado, pimiento verde y rojo, naranjas, tomates, berros, apio, batatas, espinacas, mantequilla, productos lácteos. e hígado

• Vitamina C

La vitamina C juega un papel muy importante en la síntesis de colágeno. Además, mejora la circulación en el cuero cabelludo y, como poderoso antioxidante, previene los efectos dañinos de los radicales libres generados, entre otros, por el estrés y la contaminación ambiental. Una deficiencia de vitamina C no causa pérdida directa del cabello, pero empeora el funcionamiento de las raíces del cabello, donde se forma la proteína de queratina, un material extremadamente importante para la construcción del cabello. Una deficiencia de vitamina C perturba la producción de proteínas de queratina, lo que afecta su estructura defectuosa y, como consecuencia, la fragilidad y la división del cabello.
Fuentes de vitamina C: grosella negra, arándanos, frambuesas, cítricos, pimientos, chucrut, perejil, col rizada, espinacas.

• vitamina E

La vitamina E acelera el crecimiento del cabello al estimular la división celular de la matriz capilar, que construye su tallo. Como poderoso antioxidante, protege las secreciones de las glándulas sebáceas contra la ranciedad, lo que mejora la calidad de la hidratación del cabello.
Fuentes de vitamina E: huevos, mantequilla, nueces, semillas oleaginosas, por ejemplo, girasol, soja, pan integral de calabaza, vegetales verdes.

• Vitamina B1, B2, B6

Las vitaminas B1 (tiamina), B2 (riboflavina) y B6 (piridoxina) están involucradas en muchos procesos metabólicos en la piel, el cabello y las uñas. Desempeñan un papel importante en la producción de aminoácidos: bloques de construcción para el cabello. Participan en los procesos de producción de energía, gracias a los cuales las células germinales de la matriz capilar pueden iniciar el crecimiento del cabello.
Fuentes de vitamina B1: remolacha, remolacha, diente de león, pomelo, espinacas.
Fuentes de vitamina B2: remolacha, zanahoria, apio, pimiento verde, col rizada, perejil, espinacas.
Fuentes de vitamina B6: zanahorias, limón, peras, papas, espinacas.

• vitamina B5

La vitamina B5 (ácido pantoténico) estimula las células que forman el tallo del cabello, es decir, queratinocitos, para producir queratina, el material de construcción de proteínas del cabello, más rápido. Permite el crecimiento diario del cabello, porque participa en la obtención de energía que permite que las células de la matriz capilar se multipliquen. También es responsable de la elasticidad del cabello, su capacidad de absorber agua y mantener la humedad necesaria.
Fuentes de vitamina B5: frijoles, repollo, coliflor, vegetales verdes, polen de abeja, jalea real, toronja, naranja, pescado de mar.

• Vitamina B7

La vitamina B7 (biotina) tiene la capacidad de acumular moléculas de azufre suministradas con los alimentos y transportarlos a la matriz de construcción del cabello. La matriz crea enlaces fuertes y flexibles entre las moléculas de azufre que unen el tallo del cabello a lo largo de toda su longitud. Pequeñas deficiencias de biotina ya causan pérdida de cabello. Además, la vitamina B7 normaliza el metabolismo de las grasas, lo que previene la seborrea y la caspa.
Fuentes de vitamina B7: levadura de cerveza, arroz integral, coliflor, yemas de huevo, despojos, aves, mariscos, soja, espinacas y toronjas.

• Microelementos: zinc, cobre, hierro.

Los micronutrientes más importantes responsables de la condición del cabello incluyen zinc, cobre y hierro. La deficiencia de zinc causa hiperqueratosis de la piel y aumenta la pérdida de cabello. La deficiencia de cobre causa cambios estructurales en el cabello y decoloración, y muy poco hierro en las mujeres causa calvicie.
Fuentes de zinc: ostras, germen de trigo, semillas de sésamo, semillas de calabaza, maní, carne de res, despojos de cordero, chocolate negro, sandía.
Fuentes de cobre: ​​cacao, semillas de girasol, semillas de calabaza, avellanas, hígado de cerdo, perejil, copos de avena, trigo sarraceno, guisantes, pan integral de centeno, nueces, chocolate amargo.
Fuentes de hierro: carne de res, despojos, sardinas enlatadas, frijoles hervidos, cacao, semillas de amapola, soja, lentejas, mijo, vegetales verdes.

• ácidos grasos Omega-3

Los ácidos grasos Omega-3 son los componentes básicos de muchas células del cuerpo. Afectan significativamente la construcción adecuada del folículo piloso y el tallo piloso. Son responsables de nutrir, fortalecer e hidratar el cabello.
Fuentes de ácidos grasos omega-3: pescado de mar graso, por ejemplo, salmón, atún, caballa, arenque, sardinas, mariscos, almendras, nueces, aceite de colza, aceite de linaza, aceite de maní.

Para cambiar su dieta a una favorable para la condición de su cabello y cuero cabelludo, debe minimizar los factores que aumentan la pérdida de cabello y los debilitan. Cada una de las vitaminas B contribuye significativamente al crecimiento del cabello. Una dieta baja en granos enteros y vegetales crudos, especialmente verduras de hoja verde, y rica en harina blanca procesada y azúcar contribuye a las deficiencias de vitaminas B. La pérdida de cabello aumenta fumar, beber grandes cantidades de café y alcohol, y el consumo frecuente de productos de origen animal. , contribuyendo al colesterol alto. La deficiencia del cabello y el exceso de proteínas, es decir, los componentes básicos del cabello, también tienen un impacto negativo.

Hazlo imprescindible

Fortalezca su cabello introduciéndolo en la dieta y excluyendo ciertos productos, y recuperarán su brillo anterior y se volverán más fuertes.

  • Limite el consumo de café.
  • Reemplace el azúcar blanco con un edulcorante natural, por ejemplo, stevia, xilitol o eritritol.
  • Coma muchas verduras frescas, especialmente verde oscuro.
  • Elija pan integral y arroz integral.
  • Coma pescado, especialmente pescado marino graso que proporcionará ácidos grasos omega-3.
  • Coma la cantidad adecuada de proteínas: frijoles, productos lácteos y carnes magras.
  • Dos veces a la semana, coma carne de res, que es una fuente de hierro, zinc y proteínas.
  • Use grasas saludables como el aceite de colza, el aceite de linaza o el aceite de oliva.
  • Elija nueces y semillas oleaginosas como bocadillos.
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *