Encefalomielitis diseminada aguda (ADEM): causas, síntomas y tratamiento

La encefalomielitis diseminada aguda es una enfermedad que causa inflamación en el sistema nervioso central (SNC). La encefalomielitis aguda diseminada ocurre con mayor frecuencia después de una enfermedad viral (por ejemplo, viruela o rubéola) y generalmente afecta a los niños. La enfermedad puede tener consecuencias en forma de diversas disfunciones del sistema nervioso. ¿Cuáles son las causas y síntomas de la encefalomielitis diseminada aguda? ¿Cual es el tratamiento?

La encefalomielitis diseminada aguda (ADEM) es una enfermedad del sistema nervioso en la que se produce inflamación y desmielinización, es decir, daño a las vainas de las células nerviosas en varios lugares del cerebro y la médula espinal.

La encefalomielitis diseminada aguda rara vez se diagnostica y ocurre con mayor frecuencia en niños y adolescentes que en adultos. En el grupo de niños hasta los 16 años, la mayoría, el 72% de los casos, se diagnostica antes de los 10 años.

Además, se sabe que la encefalomielitis aguda diseminada es muy difícil de distinguir de la esclerosis múltiple (EM), especialmente porque ADEM y EM pueden seguirse entre sí.

Encefalomielitis diseminada aguda – causas

Las causas de la encefalomielitis aguda diseminada no están claras y la investigación muestra que generalmente no es posible identificar el agente causal directo de la enfermedad.

La mitad de los pacientes tienen infecciones inusuales del tracto respiratorio superior.

Sin embargo, se cree que ADEM puede estar asociado con:

  • enfermedades virales (sarampión, varicela, rubéola, herpes, paperas, mononucleosis, citomegalia, gripe);
  • infecciones bacterianas (estreptococos del grupo A y B, tuberculosis, micoplasma, brucelosis);
  • vacunas preventivas (contra: rabia, varicela, influenza, sarampión, hepatitis A, fiebre amarilla);

A veces, los síntomas de la enfermedad pueden aparecer después de la administración de suero de tétanos o después de una picadura de insecto.

Luego, el sistema inmunitario responde, que se dirige contra sus propias células normales, es decir, bajo la influencia de un antígeno extraño (por ejemplo, virus, bacterias), se forman anticuerpos que atacan los componentes de la mielina (la vaina que rodea las fibras nerviosas), lo que provoca su daño y Desarrollo ADEM.

Encefalomielitis diseminada aguda – síntomas

ADEM generalmente ocurre unas pocas semanas (una a tres) después de un virus o enfermedad bacteriana, vacunación o después de tomar antisuero o una picadura de insecto. Entonces de repente aparece:

  • fiebre,
  • dolores de cabeza
  • vómitos
  • irritación de las meninges.

Luego incluya: trastornos del estado de ánimo, somnolencia (que puede provocar un coma de diversa gravedad), convulsiones y síntomas neurológicos focales (paresia, trastornos del habla), así como síndromes extrapiramidales: temblor, corea, distonía (la aparición de movimientos involuntarios que provocan torsiones y flexiones de varias partes del cuerpo). )

importante

En la mayoría de los casos, el paciente mejora (solo el 10-15% de los casos terminan en muerte). Desafortunadamente, la enfermedad generalmente tiene secuelas de síntomas neurológicos focales, por ejemplo, las convulsiones epilépticas o los trastornos del comportamiento pueden persistir.

La encefalomielitis diseminada separada, que generalmente se desarrolla entre 2 y 7 días después del inicio de la erupción cutánea, es muy rápida. Luego, la cantidad de síntomas neurológicos es muy amplia e incluye síndromes cerebrales y cerebelosos (trastornos de la marcha y torpeza; ataxia; además, a menudo se produce habla cantada, nistagmo), así como síntomas espinales (parálisis de miembros inferiores y trastornos de la vejiga e intestinos) y neuritis nervio. Sin embargo, los síndromes extrapiramidales (temblor, corea, distonía o rigidez muscular) son menos comunes en este caso. En este caso, la tasa de mortalidad oscila entre el 10 y el 20 por ciento.

Con la varicela, aparecen convulsiones, generalmente de 2 a 8 días después de los primeros síntomas de la enfermedad. Luego hay síntomas cerebrales y espinales muy extensos. Hemiparesia, síndromes corea-atetóticos, síntomas cerebelosos pueden ocurrir. Afortunadamente, el pronóstico es mejor que en muchas otras enfermedades virales que conducen a ADEM. Además, la enfermedad no tiene graves consecuencias por parte del sistema nervioso.

ADEM después de la rubéola es raro, y los síntomas ocurren temprano, a veces incluso 3-4 días después del inicio de la enfermedad. Los síntomas cerebroespinales también se han informado en este caso. La enfermedad generalmente es exitosa y las consecuencias duraderas son pequeñas.

Encefalomielitis diseminada aguda – diagnóstico

La enfermedad es difícil de diagnosticar y requiere principalmente diferenciación con esclerosis múltiple. Luego se utiliza la resonancia magnética nuclear (esta es la prueba más útil). La encefalomielitis diseminada aguda se diagnostica con base en lesiones características en el SNC. Estos cambios pueden afectar la materia gris de los hemisferios del cerebro, pero principalmente la sustancia blanca subcortical, los ganglios basales, el cerebro interno, el tronco encefálico, el cerebelo y la médula espinal.

Encefalomielitis diseminada aguda – tratamiento

El paciente acude a la unidad de cuidados intensivos, donde se le administran corticosteroides (generalmente conducen a una recuperación completa). En los casos más graves, se utiliza plasmaféresis.

Además, los médicos intentan hidratar al paciente, así como combatir complicaciones como las infecciones bacterianas del tracto respiratorio y urinario. Si se producen convulsiones, se deben usar anticonvulsivos. Si hay un gran aumento en la presión intracraneal, es necesaria la terapia antiedema.

Encefalomielitis múltiple aguda y esclerosis múltiple

Tanto en ADEM como en EM son enfermedades en las que se produce la desmielinización autoinmune del cerebro y, por lo tanto, todavía existe una disputa sobre si se trata de enfermedades diferentes. Sin embargo, algunos especialistas sostienen que se trata de dos entidades de enfermedad separadas que difieren significativamente entre sí. No hay predisposición genética para ADEM. Además, el curso de las enfermedades y los resultados de las pruebas de imagen en ambas enfermedades son diferentes: en el caso de ADEM, los cambios son más extensos (en la EM están demarcados), la materia gris a menudo está involucrada. Los focos de daño son mucho más grandes que los que se encuentran generalmente en la EM. Además, los cambios involucran varios segmentos de la columna, lo cual es característico de ADEM, y casi nunca ocurre en la EM. Además, la esclerosis múltiple suele ser una enfermedad recurrente y recurrente de los adultos jóvenes, mientras que ADEM suele ser una enfermedad monofásica de los niños.

Bibliografía:

1. Gołąbek V., Woźniakowska-Gęsicka T., Sokołowska D., Encefalomielitis diseminada aguda en niños como consecuencia de meningitis estéril: dos informes de casos, «Neurologia i Neurochirurgia Polska» 2011, nº 2
2. Encefalomielitis diseminada aguda (ADEM), «Neurología práctica» [acceso: 29.12.2014]. Disponible en Internet: http://www.neurologia-praktyczna.pl/a1323/Ostre-rozsiane-zapalenie-mozgu-i-rarzenia–ADEM-.html/m305
3. Poser Ch., Brinar V., encefalomielitis múltiple y esclerosis múltiple; dos enfermedades diferentes – una visión crítica de «Przegląd Neurologiczny polaco» 2008, volumen 4, No. 4

Lea también:
Meningitis viral: causas, síntomas, tratamiento.
Encefalitis herpética: causas, síntomas, tratamiento.
Dolor de cabeza – causas y tipos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *