Feocromocitoma – tumor suprarrenal

El feocromocitoma es un tumor que se origina en la médula suprarrenal. Se llama tumor hormonalmente activo porque secreta catecolaminas, que incluyen adrenalina y noradrenalina. El feocromocitoma generalmente afecta a personas mayores de 40 años. ¿Cuáles son las causas y síntomas del feocromocitoma? ¿Cómo se ve el tratamiento del tinte?

El feocromocitoma (feocromocitoma) es un seudoblastoma activo. El término feocromocitoma se usa solo para tumores hormonalmente activos ubicados en la médula suprarrenal, pero si se encuentran fuera de las glándulas suprarrenales, se usan los nombres: neuroma pancreático simpático (hormonalmente activo; anteriormente tumor pancreático suprarrenal supinoide) y neuroma parasimpático (pancreático). Estos tipos de lesiones se localizan con mayor frecuencia en las glándulas suprarrenales, pero también pueden afectar la vejiga, la próstata, el saco pericárdico o ciertas áreas del cuello. El tamaño del feocromocitoma generalmente no excede unos pocos centímetros (se han descrito tumores de unos pocos milímetros a 20-30 centímetros), y la masa promedio es de aproximadamente 100 g. Puede ocurrir en ambos lados y ser de naturaleza maligna. Debido a la estructura histológica, los patólogos dividen los feocromocitomas en:

  • tumores epiteliales: formados por células epiteliales, que contienen citoplasma granular, acidófilo y núcleos hipercromáticos; las células forman cordones y grupos
  • Tumores polimorfos: formados por células epiteliales, pero con un mayor grado de diferenciación (incluso células gigantes presentes) y una mayor hipercromaticidad.
  • tumores del huso: predominan las células del huso; este es el personaje más raro

Feocromocitoma: causas de formación

Al final, se desconoce la causa del tumor en la médula suprarrenal. El tumor aparece porque sus células secretan catecolaminas, hormonas producidas en la médula suprarrenal. Estas hormonas, a través del sistema nervioso central, afectan la función cardíaca, la presión arterial y un aumento de la glucosa en sangre. En algunos pacientes, la aparición de feocromocitoma está determinada genéticamente. A veces tengo cánceres de otros órganos: cáncer de tiroides, cáncer de paratiroides y tumor hipofisario.

Feocromocitoma: síntomas

El síntoma más característico del feocromocitoma es la hipertensión, paroxística o permanente. Además, los pacientes informan:

  • dolores de cabeza paroxísticos
  • latido cardíaco rápido notable
  • transpiración
  • palidez
  • pupilas dilatadas ampliamente
  • Disminución de la presión arterial después de cambiar la posición de estar acostado a estar de pie
  • dar la mano
  • sentirse ansioso

A veces, el tumor se acompaña de dolores en el pecho, náuseas y vómitos, estreñimiento, dolor abdominal o un aumento de la presión arterial durante la anestesia general.

En el embarazo, el feocromocitoma puede causar la separación prematura de la placenta y el aborto espontáneo.

Lea también:
Crisis suprarrenal (insuficiencia suprarrenal aguda): causas, síntomas y …
Glándulas suprarrenales: enfermedades, síntomas, tratamiento.
Hiperplasia suprarrenal congénita: causas, síntomas, tratamiento.

Diagnóstico de feocromocitoma

El primer paso es la determinación de las catecolaminas libres o sus metabolitos (ácido vainillíndendélico VMA y metoxicacolaminas) en la recolección diaria de orina (también se pueden determinar en el suero metoxicacolaminas). La excreción urinaria de adrenalina, noradrenalina y dopamina también se puede determinar en la prueba.

Las pruebas de imagen también son importantes para reconocer tumores:

  • ultrasonido
  • tomografía computarizada
  • imagen de resonancia magnética
  • gammagrafía suprarrenal

En el diagnóstico diferencial de feocromocitoma, se debe considerar lo siguiente:

  • hipertensión primaria
  • diabetes mellitus con hipertensión concomitante
  • hipertiroidismo
  • taquicardia paroxística
  • enfermedad isquémica del corazón
  • tumores cerebrales, especialmente ubicados en la cavidad craneal posterior
  • migraña, cefaleas en racimo o vasomotoras
  • menopausia en mujeres
  • porfiria intermitente aguda
  • seudofeocromocitoma
  • hipertensión renal
  • paragangliomas
  • desórdenes de ansiedad

Tratamiento del feocromocitoma

El tratamiento del cáncer implica la extirpación quirúrgica de la glándula suprarrenal. Los pacientes reciben bloqueadores adrenérgicos antes de la cirugía (por ejemplo, labetalol, prazosina o fenoxibenzamina).

Pronóstico y prevención del feocromocitoma.

El pronóstico después de la extirpación quirúrgica del tumor es favorable, siempre que el tumor no se haya vuelto maligno y no tenga una ubicación suprarrenal extrarrenal. La incidencia genética de la enfermedad da peor pronóstico.

Las familias con feocromocitoma deben estar bajo constante asesoramiento genético.

Para un tumor benigno, la supervivencia a 5 años es del 96 por ciento, mientras que para un tumor maligno disminuye al 44 por ciento. El riesgo de recurrencia de un tumor benigno es de alrededor del 10 por ciento. El feocromocitoma maligno no tratado da como resultado una supervivencia a cinco años del 50%.
La mortalidad perioperatoria no supera el 3 por ciento. Alrededor del 60 por ciento de los pacientes normalizan su presión arterial después de la cirugía. La normalización es más común en pacientes con hipertensión paroxística (alrededor del 80 por ciento) que con pacientes fijos (alrededor del 40 por ciento).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *