Hemorroides (varices): causas, síntomas y tratamiento de las hemorroides.

Todos tenemos hemorroides (hemorroides), várices rectales, cualquier otro polo. Los síntomas de la enfermedad hemorroidal son inicialmente prurito en el área anal, seguido de dolor y ardor. Afortunadamente, existen métodos efectivos para tratar las hemorroides: bandas de goma, escleroterapia, terapia con láser, método quirúrgico y otros.

Las hemorroides, coloquialmente hemorroides, nos tienen a cada uno de nosotros, solo unas pocas venas varicosas. Las hemorroides parecen cojines llenos de sangre y realizan una función extremadamente importante. Sellan el canal anal y, junto con los músculos del esfínter, le permiten controlar el paso de las heces y los gases.

Cuando se siente un impulso nervioso cuando se produce presión, las hemorroides se vacían de sangre, lo que permite la defecación. El problema comienza cuando las hemorroides se estiran, se llenan con exceso de sangre y no se vacían por completo.

Debido a la retención de sangre, la inflamación ocurre con el tiempo, que incluye tanto los nódulos (plexos venosos dilatados) como los tejidos anales. Estamos hablando entonces sobre el desarrollo de la enfermedad hemorroidal, es decir, las venas varicosas anales.

Tabla de contenido

  • Causas de las hemorroides (venas varicosas)
  • Síntomas de hemorroides.
  • Examen necesario para varices rectales
  • Clasificación de hemorroides (venas varicosas)
  • Tratamiento de hemorroides
  • Complicaciones después de la cirugía de varices rectales
  • Causas de las hemorroides (venas varicosas)

    Las venas varicosas pueden ocurrir independientemente de la edad. Están respaldados por un estilo de vida sedentario, falta de actividad física (provoca una alteración de la presión en el sistema venoso en el área anal). Las personas que montan a caballo, se encierran en la computadora, los jinetes, los conductores sufren de ellos.

    Una mala dieta también tiene la culpa. La insuficiencia de fibra (verduras, frutas, cereales espesos, pan integral) y la falta de líquidos causan estreñimiento y obligan a los intestinos a trabajar más. Luego, durante la defecación, se estira la mucosa alrededor del ano. También contribuye a reducir la velocidad del metabolismo y tomar medicamentos, por ejemplo, sedantes, antitusivos con codeína, indigestión, hipertensión o preparaciones de hierro.

    Las venas varicosas son favorecidas por el embarazo y los cambios hormonales asociados. Además, el feto en crecimiento a veces ejerce presión sobre el sistema venoso, dificulta la salida de sangre y deteriora la función intestinal. A veces, una fuerte presión durante el parto conduce al crecimiento de nódulos. Después del parto, las hemorroides pueden reducirse y no requieren tratamiento.

    La enfermedad afecta con mayor frecuencia a personas obesas que padecen diarrea causada por laxantes, con insuficiencia circulatoria crónica, después de una cirugía en el ano y el perineo, teniendo sexo anal y mujeres que dieron a luz a varios niños. Debido al tono muscular más bajo, también es más común en personas mayores. Se habla de una propensión genética a las hemorroides.

    Demasiado tiempo sentado en el inodoro y tensando los músculos abdominales conduce a una sobrecarga del sistema venoso en la pelvis más pequeña y el área anal, y en consecuencia al aumento de las hemorroides. Vale la pena dejar el hábito de leer en el baño: la actividad fisiológica debe durar solo lo necesario.

    Debe saber que la enfermedad afecta con mayor frecuencia a personas que sufren de diarrea causada por laxantes (que irritan la mucosa anal), por lo que al tomarlos siempre debe seguir las instrucciones del médico.

    importante
    Es mejor prevenir las hemorroides que tratarlas.

    Para prevenir el desarrollo de una enfermedad hemorroidal, se deben observar varios principios:

    • evitar el estreñimiento;
    • llevar un estilo de vida activo (no se trata de cansarse, sino de incluir gimnasia, caminar, correr, nadar en las actividades cotidianas);
    • no se siente mucho tiempo, y si el trabajo lo requiere, elija una silla dura y tome descansos cortos para enderezar los huesos;
    • realizar ejercicios que consisten en apretar las nalgas, como cuando se retiene el movimiento intestinal;
    • pasar tanto tiempo como sea necesario en el inodoro: un estiramiento demasiado prolongado de los músculos abdominales sobrecarga el sistema venoso;
    • cuidar la higiene;
    • usar ropa interior de algodón;
    • Evite el sexo anal: protege contra diversas enfermedades de transmisión sexual y anal.
    Hemorroides, parte 1. Escuche las causas y síntomas de las hemorroides. Este es material de la serie GOOD TO LISTEN. Podcasts con consejos

    Para ver este video, habilite JavaScript y considere actualizar a un navegador web que
    admite video HTML5

    Una de las razones para la formación de hemorroides es el estreñimiento a largo plazo, por lo que no debe permitirlas. Una dieta alta en fibra debería ser útil, así como controlar la dosis diaria de actividad física y, si es necesario, usar laxantes.

    Síntomas de hemorroides.

    Una de las primeras señales de la enfermedad es el prurito del ano y sus alrededores. Por lo general, subestimamos esto, lo que retrasa el diagnóstico.

    La picazón puede ir acompañada de daños leves en la mucosa y la piel (como resultado de rascarse) y secreciones supurantes que conducen a reacciones inflamatorias y alérgicas (sentimos humedad alrededor del ano).

    Los nódulos agrandados a veces dan la impresión de un movimiento intestinal incompleto, lo que conduce a una presión más fuerte.

    Al aumentar la presión de la prensa abdominal, obstruimos el flujo venoso desde el área del ano, lo que hace que las hemorroides aumenten y el círculo se cierre. Otro síntoma es un ligero sangrado, con mayor frecuencia durante la defecación (una marca en el papel higiénico).

    Con el tiempo, el nódulo se cae; después de la defecación, puede sentirlo en el área anal. Al principio, regresa solo, en una etapa posterior de la enfermedad, debe ayudarlo a regresar a su lugar para prevenir la inflamación y la trombosis.

    Después de todo, está atrapado fuera del ano todo el tiempo. El dolor ocurre cuando las hemorroides se acompañan, por ejemplo, de complicaciones inflamatorias y trombóticas.

    Examen necesario para varices rectales

    Es difícil deshacerse de la resistencia a exponer una «cierta» parte del cuerpo, por lo que generalmente demoramos la visita al médico. ¡Esto es un error! La enfermedad se desarrolla lentamente, por lo que cuanto antes comience a tratarse, mejor.

    El sangrado rectal requiere consulta inmediata. Esto puede indicar hemorroides, pero también otras enfermedades graves, por ejemplo, cáncer anal, que deben descartarse.

    A quien ir Para un médico general: un proctólogo (un cirujano que se ocupa de enfermedades del ano y el recto) se necesita una derivación.

    El examen a menudo se asocia con vergüenza, y para los ancianos también es muy peligrosa la posición de la rodilla y el codo con desprendimiento de glúteos. Hoy en día, generalmente se hacen en el lado izquierdo. Esta posición no causa molestias.

    El médico generalmente puede reconocer las hemorroides según el historial médico, la apariencia del área anal y la prueba del dedo (por recto).

    Al final del examen de diagnóstico básico, le espera una anoscopia: el médico examina cuidadosamente el segmento final del recto con la ayuda de una mirilla (anoscopio). Ambas pruebas son cortas, no requieren preparación especial y son indoloras.

    Clasificación de hemorroides (venas varicosas)

    Se usa una escala de parques de cuatro grados para clasificar las hemorroides alteradas y evaluar su agrandamiento.

    • ESCALA DE PARQUES

    Y – las hemorroides se agrandan, pero no se caen. Se pueden ver durante el examen endoscópico
    II – las hemorroides se caen durante la defecación (defecación) y vuelven al canal anal después de pasar las heces
    III: las hemorroides se caen durante la defecación, no retroceden espontáneamente después de defecar, pero se pueden drenar manualmente
    IV – las hemorroides permanecen afuera independientemente de la defecación y no se pueden drenar a mano

    Hemorroides, parte 2. Escuche los métodos de tratamiento y las complicaciones de la enfermedad. Este es material de la serie GOOD TO LISTEN. Podcasts con consejos

    Para ver este video, habilite JavaScript y considere actualizar a un navegador web que
    admite video HTML5

    Tratamiento de hemorroides

    El tratamiento de las hemorroides depende de la gravedad de la enfermedad. En cada etapa, se recomienda beber de 2 a 2.5 litros de líquido al día y una dieta equilibrada, en la que no falten verduras, frutas y productos de molienda gruesa. Pero es mejor no exagerar con semillas, ya que pueden irritar mecánicamente el ano.

    Eliminarlos de la dieta en caso de prurito anal reduce las molestias. Debe limitar el chocolate, el té fuerte, el café, el alcohol de alto grado, el vino tinto, las nueces, los productos que causan flatulencia, las grasas animales y las especias picantes.

    • Tabletas, ungüentos, supositorios.

    En todas las formas de la enfermedad, el médico puede recetar tabletas antiinflamatorias que reducen la picazón y la hinchazón y retrasan el desarrollo de nódulos, así como pomadas, cremas, supositorios y geles con efectos similares.

    Por lo general, contienen sustancias naturales, por ejemplo, extracto de castaña, bálsamo peruano, preparaciones de brotes de álamo y muchos otros.

    Los lugares de reunión, por ejemplo, con la adición de corteza de roble o flor de caléndula, proporcionan baños tibios (el agua no puede estar caliente) con hierbas, por ejemplo, manzanilla.

    Cuando las hemorroides se acompañan de estreñimiento, la inflamación y la relajación de las heces ayudan. Estos métodos son más efectivos en las primeras etapas de la enfermedad y apoyan el tratamiento en las etapas avanzadas. Deben usarse durante varias semanas según las indicaciones de su médico.

    Cuando el tratamiento conservador no mejora o la enfermedad avanza, los nódulos pueden eliminarse mediante uno de los métodos modernos. Como regla general, no requieren anestesia, porque las hemorroides se encuentran en la parte del ano que no es sensible al dolor.

    Desafortunadamente, tiene que pagar por dicha cirugía de su propio bolsillo (pero la operación puede llevarse a cabo bajo la NFZ).

    • Opresión curativa

    La «goma» o el método de Barron es el tratamiento más utilizado hoy en día en el tratamiento de las hemorroides II y III, que consiste en colocar un bulto en una banda de goma (anillo) que corta el suministro de sangre.

    Como resultado, el nódulo muere y se cae dentro de 7-10 días. El procedimiento dura varios minutos. Inmediatamente después, puede volver al trabajo. A veces, durante unos días, el dolor leve persiste (la sentadilla ayuda).

    Durante 24 horas, debe evitar la defecación (puede resbalar la banda). No debe tomar medicamentos que reduzcan la coagulación sanguínea durante 2 semanas. Durante un procedimiento, se ponen 1-2 gomas de borrar.

    Otro puede ponerse después de aproximadamente 4 semanas. El método da muy buenos resultados y es seguro. Las complicaciones ocurren esporádicamente, por ejemplo, inflamación superficial que es fácil de tratar. Una sesión cuesta alrededor de 400 PLN.

    • Inyección en un bulto

    La escleroterapia es una forma de tratar principalmente las hemorroides pequeñas. Se inyecta una preparación especial (por ejemplo, en forma de espuma) debajo de la mucosa alrededor del nódulo agrandado, lo que hace que se forme un coágulo de sangre en el sitio de aplicación.

    El bulto desnutrido se cae. Después del procedimiento, la mayoría de las personas no sienten ninguna molestia, algunas, leves molestias.

    En los primeros 2-3 días, puede haber un sangrado escaso que se detiene solo.

    Inmediatamente vuelve a las actividades cotidianas. El riesgo de complicaciones es pequeño: sangrado debido al daño del vaso, ulceración leve en el área del pinchazo, que pasa por sí mismo, alérgico al medicamento.

    El costo de la sesión es de 150-300 PLN.

    • Terapia con láser

    El tratamiento consiste en irradiar el bulto con un rayo láser. Bajo la influencia de la alta temperatura, los vasos se encogen y cierran, lo que resulta en la destrucción del tejido tumoral.

    El procedimiento se realiza de forma ambulatoria, dura 15 minutos. La única queja después del procedimiento es una sensación de cuerpo extraño en el ano. El costo es de 600-800 PLN.

    • Método DGHAL, llamado método Morinagi

    Esta es una alternativa no invasiva a la cirugía tradicional. Se puede usar en todas las etapas de la enfermedad.

    El procedimiento se realiza de forma ambulatoria o como parte de una hospitalización de un día, generalmente sin anestesia (excepto cuando se usa el gel).

    Implica el cierre selectivo de los vasos hemorroidales. Bajo el control de la sonda Doppler, el médico coloca puntos en las arterias (se absorben). Es un método seguro, no da complicaciones, minimiza el riesgo de recurrencia de la enfermedad.

    El paciente regresa a casa y realiza actividades profesionales dentro de las 24 horas.

    Tal mini-operación cuesta PLN 1500–2000. Algunos centros lo realizan bajo la NFZ.

    • Un corte afilado

    En una pequeña proporción de pacientes, los nódulos deben extirparse quirúrgicamente. Esto se hace de muchas maneras. Sin embargo, los métodos tradicionales son los más utilizados.

    El método clásico de Milligan-Morgan consiste en la escisión de nódulos con heridas abiertas, lo que evita el estrechamiento anal. El procedimiento se realiza bajo anestesia lumbar o general.

    Después de la operación, se usan analgésicos y sentadillas con la adición de antisépticos.

    Al día siguiente, el paciente regresa a casa, después de una semana para trabajar. Las heridas sanan de 7 a 10 días.

    El método de Ferguson es igualmente efectivo, que difiere del anterior en que la herida después de la resección del nódulo se sutura. Cura más rápido, el dolor postoperatorio también es más pequeño.

    Sin embargo, las hemorroides grandes no se usan con este método porque los defectos extensos de la mucosa y la piel evitan que la herida se cierre de forma segura. Ambas cirugías son reembolsadas.

    • Método Longo

    Implica la extracción circular y la sutura de un fragmento de la mucosa utilizando un dispositivo especial (grapadora hemorroidal). Esto hace posible «jalar» las protuberancias en su lugar para evitar que se caigan.

    El tratamiento se recomienda en grados II y III de la enfermedad.

    Se realiza en el sistema de «cirugía de un día», bajo anestesia local o general. Si no hay complicaciones, después de algunas horas, el paciente ya no siente ninguna molestia.

    El costo de la operación es de PLN 2,000-3,000.

    Complicaciones después de la cirugía de varices rectales

    Desafortunadamente, la extirpación quirúrgica de las hemorroides está en riesgo de complicaciones postoperatorias.

    Una complicación temprana puede ser dolor. Los médicos creen que esto puede deberse a levantar la anoderma, es decir, la piel del área anal, que está altamente inervada.

    Otra razón puede ser la contracción refleja del esfínter anal y los músculos uretrales. El espasmo causa dolor, pero también provoca problemas para orinar y defecar.

    El sangrado es otra complicación, que se elimina, por ejemplo, mediante electrocoagulación.

    Para evitar tales problemas, los pacientes reciben analgésicos locales y generales. También se recomiendan sentadillas tibias (no calientes) que relajan los esfínteres.

    Tres semanas después de la cirugía, puede haber un ligero sangrado. El problema concierne alrededor del 1 por ciento. operado, y la causa del sangrado suele ser una infección local de la herida.

    Pero un sangrado menor también puede ser causado al tomar medicamentos que reducen la coagulación de la sangre (aspirina). Simplemente guárdelos y el sangrado se detendrá.

    Aparecer después de la cirugía o la falta completa de evacuaciones intestinales son causadas por errores en la dieta o pueden tener antecedentes psicológicos.

    Si un cambio en la dieta y la hidratación adecuada no ayudan, se recomiendan laxantes suaves.

    El tratamiento debe acordarse con el médico, ya que algunas preparaciones, incluso las disponibles sin receta, funcionan violentamente, lo que no es beneficioso para la mucosa anal irritada.

    Las complicaciones tardías, que pueden ocurrir incluso varios años después del procedimiento, son las más peligrosas. Pertenecer a ellos:

    • incontinencia de heces
    • estenosis anal
    • luxación de la mucosa
    • fístula anal

    La incontinencia fecal se asocia con daño en el músculo del esfínter anal interno o los nervios sensoriales. El tratamiento es dificil. Los pacientes generalmente se recomiendan con medicamentos antidiarreicos y terapia de biorretroalimentación.

    Puede encontrar más información sobre las complicaciones después de la cirugía de hemorroides aquí.

    Formas de tratar las hemorroides

    Todos los demás polacos tienen hemorroides. Las venas varicosas anales no tratadas pueden provocar problemas de salud graves. Por lo tanto, vale la pena y necesita ser tratado. Existen muchos tratamientos efectivos para las hemorroides. Escuche a nuestro experto – cirujano Jacek Waligóra del Hospital Medicover en Varsovia.

    Formas de tratar las hemorroides.

    Desarrollamos nuestro sitio web gracias a la visualización de anuncios.

    Al bloquear los anuncios, no nos permite crear contenido valioso.

    Deshabilita AdBlock y actualiza la página.

    Sobre el Autor
    Anna Jarosz
    Periodista desde hace más de 40 años dedicada a la divulgación de la educación sanitaria. Ganador de muchos concursos para periodistas de medicina y salud. Ella recibió, entre otros El Premio de Confianza ‘Golden OTIS’ en la categoría ‘Medios y Salud’, Mención de Honor Kamila recibió en ocasión del Día Mundial del Enfermo, dos veces «Crystal Pen» en el concurso nacional para periodistas que promueven la salud y muchos premios y distinciones en concursos para el «Periodista médico del año» organizado por la Asociación Nacional de Periodistas para la Salud.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *