Lupus eritematoso sistémico. Tratamiento del lupus eritematoso sistémico

El lupus eritematoso sistémico (LES abreviado) es una enfermedad reumática crónica, multiorgánica relacionada con el sistema inmune que es potencialmente mortal en caso de afectación y daño a órganos importantes (riñones, pulmones, piel, sistema nervioso, médula ósea, hígado, corazón). ¿Cómo se trata el lupus eritematoso sistémico y quién sufre más a menudo?

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad poco frecuente (de 30 a 50 personas por cada 100.000 que la padecen), afecta principalmente a jóvenes de entre 20 y 40 años. El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad reumática inmunomediada. Su esencia es la inflamación crónica, que provoca daños en muchos tejidos y órganos. La piel, los riñones y las articulaciones se ven afectados con mayor frecuencia. La inflamación crónica ocurre como resultado de que el sistema inmune produce anticuerpos contra tejidos sanos del cuerpo. La razón de esto no se conoce exactamente. Sin embargo, sabemos que aparece en personas genéticamente susceptibles a desarrollar LES en presencia de otros factores. El factor hormonal es de gran importancia, porque principalmente las mujeres en edad fértil se enferman. Los factores ambientales no son insignificantes, entre ellos las infecciones y el tabaquismo son los más importantes. Algunos medicamentos y la exposición a la luz solar pueden inducir enfermedades.

Escuche qué es el lupus eritematoso sistémico y cómo tratarlo. Este es material de la serie GOOD TO LISTEN. Podcasts con consejos.

Para ver este video, habilite JavaScript y considere actualizar a un navegador web que
admite video HTML5

Lupus eritematoso sistémico – síntomas

El proceso inflamatorio puede tener lugar en cualquier órgano, de ahí una gran variedad de síntomas. Algunos de ellos son generales, pero no son específicos. El cansancio, la fiebre baja, la pérdida de peso sin razón, la irritabilidad, los ganglios linfáticos inflamados y la dificultad para concentrarse pueden atribuirse a muchas afecciones. Más específicos son los síntomas de los sistemas individuales.

La hipersensibilidad a la luz solar y el eritema en la cara en forma de mariposa (enrojecimiento de las mejillas y la nariz) son típicos de la enfermedad. Las lesiones cutáneas pueden tomar la forma de urticaria, discos rojos. Los síntomas comunes incluyen dolor e hinchazón en las articulaciones, dolores musculares y erosiones en la boca.

Si la enfermedad afecta el sistema respiratorio, hay dolores en el pecho, tos seca y, a veces, neumonía exudativa.

La afectación cardiovascular puede indicar síntomas que recuerdan a los observados en cardiopatía isquémica o insuficiencia circulatoria, como disnea, edema periférico. La inflamación de los vasos pequeños se puede atribuir al fenómeno de Raynaud, una malla visible de vasos sanguíneos en los brazos y las piernas. Los síntomas más graves son trombosis e inflamación de vasos más grandes.

Por otro lado, las náuseas y el dolor abdominal dan testimonio del sistema digestivo.

La enfermedad puede afectar el sistema nervioso, como lo demuestra una amplia gama de síntomas que van desde entumecimiento de las extremidades, trastornos de la memoria, deterioro del estado de ánimo hasta convulsiones (raras), psicosis y parálisis muscular.

Los abortos involuntarios debido a una razón desconocida también pueden ser una señal de enfermedad.

En la mayoría de los pacientes, el proceso inflamatorio también ocurre en los riñones, inicialmente asintomático.

Lea también: ¡Selena Gomez sufre de lupus eritematoso!

importante

Planes de lupus y maternidad

La TRU puede causar abortos espontáneos y nacimientos prematuros. Sin embargo, las mujeres que padecen esta afección pueden informar un embarazo. Sin embargo, debe planearse con su médico. El mejor momento para procrear es el período de remisión o baja actividad de la enfermedad que dura al menos seis meses. Un equipo de embarazadas debe ser supervisado por un equipo de obstetras experimentados que estén familiarizados con el lupus, el reumatólogo y el nefrólogo con afectación renal.

El lupus eritematoso sistémico puede diagnosticarse tarde

El daño causado por el LES es irreversible, por lo que es importante hacer un diagnóstico temprano. Cuando el inicio del lupus es rápido, comienza con pericarditis, miocarditis o inflamación pulmonar, y generalmente se reconoce rápidamente porque el paciente va al hospital donde lo examinan a fondo. Con síntomas moderados, sucede que el paciente pasa de médico a médico antes de obtener el diagnóstico correcto. Mientras tanto, las pruebas económicas: recuento sanguíneo, OB y ​​CRP (nivel sanguíneo de proteína de fase aguda) pueden dirigir los diagnósticos. La leucopenia (recuento reducido de glóbulos blancos), recuento reducido de plaquetas, anemia, OB acelerada con PCR normal dan lugar a sospecha de LES. Si este es el caso o no, decide la prueba de detección ANA 1 para anticuerpos antinucleares. Sin embargo, también pueden ocurrir en personas sanas o que tienen otras enfermedades. Por lo tanto, con una prueba positiva, se realizan posteriores (ANA 2 y ANA 3), que determinan el tipo de anticuerpos antinucleares y su título. Junto con los síntomas clínicos, los resultados de estas pruebas autorizan el diagnóstico de la enfermedad.

Tratamiento del lupus eritematoso sistémico: vida más larga y mejor

El desarrollo de la enfermedad se ralentiza con medicamentos antipalúdicos. Durante el período de exacerbación, se administran preparaciones inmunosupresoras y esteroides. Este último se mantiene al mínimo debido a sus efectos secundarios, incluidos acelerar el desarrollo de la aterosclerosis, diabetes y osteoporosis. La esperanza para los pacientes son los medicamentos biológicos que aumentan la efectividad del tratamiento. Solo hay uno hasta ahora (los ensayos clínicos están en curso). Fue registrado en Polonia hace dos años. Debido al costo, está reservado para los casos más graves.

mensual «Zdrowie»

Lea también:
Hepatitis autoinmune (AZW): causas, síntomas y tratamiento.
LUPUS DE LA PIEL La tuberculosis puede convertirse en carcinoma de células escamosas
Enfermedades autoinmunes: cuando el sistema inmunitario nos ataca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *