Membrana mucosa (mucosa): estructura y funciones.

La mucosa (mucosa) es un tipo de membrana biológica que se encuentra en nuestro cuerpo. Realiza muchas funciones que se basan principalmente en la comunicación del entorno externo con el interior de nuestro cuerpo. ¿Cómo se construye la mucosa y qué papel juega en el cuerpo humano?

Tabla de contenido

  • Mucosa gastrointestinal
  • Mucosa urinaria
  • Mucosa del aparato reproductor
  • Mucosa respiratoria
  • La mucosa (mucosa, mucosa) está formada básicamente por dos capas: el epitelio y la mucosa de la mucosa. El epitelio es la capa externa, mientras que las láminas mucosas generalmente se adhieren a la submucosa, que estabiliza y fija la mucosa al suelo.

    En la lámina mucosa adecuada, hay elementos como la sangre y los vasos linfáticos, nervios, glándulas y músculos lisos.

    Dependiendo de la ubicación en el cuerpo, la mucosa puede tener una estructura y función ligeramente diferentes.

    Mucosa gastrointestinal

    Membrana mucosa de la boca

    En la cavidad oral, la membrana mucosa está cubierta con epitelio plano queratinizado o no queratinizante. La placa adecuada en la mucosa oral contiene, entre otras, papilas gustativas y glándulas salivales.

    La mucosa oral tiene varias funciones, tales como:

    • protector (el epitelio es impermeable a la mayoría de los microorganismos, y la saliva producida y la lisozima que contiene proporciona protección adicional)
    • renovación (el epitelio plano queratinizado proporciona un equilibrio entre la formación de nuevas células y el «desgaste» y el desprendimiento de las viejas)
    • sabor (debido a la presencia de papilas gustativas)
    • sensorial (debido a la presencia de receptores sensibles al calor, frío, tacto, dolor, presión)
    • resorción (la mucosa aquí tiene una capacidad extremadamente alta para absorber ciertos productos químicos, por ejemplo, medicamentos como la nitroglicerina)

    La mucosa esofágica está revestida con un epitelio plano, no estratificado, de múltiples capas, que contiene pequeñas glándulas mucosas que hacen que la mordida de los alimentos sea más fácil de mover.

    La mucosa gástrica está cubierta con epitelio cilíndrico de una sola capa. Dependiendo de la ubicación, esta mucosa contiene células que producen ácido clorhídrico y enzimas digestivas, así como células que protegen toda la mucosa de los efectos nocivos de estas sustancias. Por lo tanto, la mucosa gástrica juega un papel importante en el procesamiento y la digestión de los alimentos, gracias a lo cual se absorbe mejor. Además, gracias a las células del revestimiento gástrico, es posible producir un factor interno que se une a la vitamina B12 y es necesario para su absorción en el tracto gastrointestinal distal.

    Mucosa del intestino delgado: el intestino delgado está revestido con una mucosa cuyo epitelio (monocapa cilíndrico) forma proyecciones (vellosidades intestinales) y protuberancias (criptas intestinales). Debido al hecho de que la mucosa del intestino delgado forma numerosos pliegues, así como las vellosidades y las microvellosidades, su superficie de absorción aumenta muchas veces. Además, las células que se encuentran en la mucosa del intestino delgado juegan un papel en la absorción de agua, diversos nutrientes o vitaminas, y en la producción de factores inmunes y moco.

    Mucosa del colon

    En la última sección del tracto digestivo, es decir, el intestino grueso, la mucosa forma numerosas cavidades (es decir, criptas intestinales), en la parte inferior de las cuales se encuentran las células productoras de moco. La mucosa en este lugar es la principal responsable de la reabsorción de agua, la secreción de moco y del engrosamiento y formación de masas fecales.

    Mucosa urinaria

    La membrana mucosa del tracto urinario está cubierta casi por completo por el epitelio de transición, es decir, el llamado urotelio, que tiene células umbilicales características en su superficie. Urotelium está destinado en particular a realizar la función de «sellar» el tracto urinario y les permite estirarse.

    En la vejiga, la mucosa, dependiendo de su llenado con orina, puede formar o alisar pliegues.

    Mucosa del aparato reproductor

    La membrana mucosa del sistema reproductor masculino está cubierta con un epitelio cilíndrico de una sola capa, que tiene una función secretora y forma cilios y microvellosidades. Gracias a la presencia de cilios, es posible mover los espermatozoides, además, se producen sustancias que les permiten madurar y mantener su vitalidad.

    En la trompa de Falopio, la mucosa también está cubierta con un epitelio cilíndrico de una sola capa. Crea numerosos pliegues y cilios que ayudan a mover los huevos y los nutrientes que mantienen su vitalidad.

    A su vez, el endometrio, llamado endometrio, tiene una estructura y función muy especial. Está cubierto con epitelio cilíndrico de una sola capa. Este epitelio sobresale profundamente en la mucosa para formar glándulas involucradas en la producción de secreciones.

    La estructura del revestimiento del útero (endometrio) cambia a lo largo de todo el ciclo menstrual. La clave es su división en la capa básica, que no cambia, y la capa funcional, que se despega cíclicamente.

    Al comienzo del ciclo, la capa funcional de la mucosa se reconstruye después del final de la menstruación. Luego, durante varios días, el endometrio se afloja, las glándulas producen abundantes secreciones y toda la mucosa se prepara para la posible implantación del óvulo fertilizado. Si no se produce esta fertilización, se produce isquemia de la capa funcional de la mucosa y se produce la menstruación, es decir, el desprendimiento de toda la capa funcional.

    Vale la pena recordar que la membrana mucosa ubicada en el cuello uterino no sufre tales cambios, pero contiene numerosas glándulas mucosas que producen moco cervical. La membrana mucosa de la vagina está revestida con epitelio plano no estratificado en capas, y tiene principalmente una función protectora.

    Mucosa respiratoria

    La mucosa del tracto respiratorio, más precisamente en la nasofaringe, la laringe, la tráquea y los bronquios, está cubierta con epitelio de varias filas. En primer lugar, tiene una función protectora, cuyo objetivo es defender nuestro cuerpo contra las sustancias nocivas que están en el aire. Este epitelio tiene numerosos cilios y células caliciformes que producen moco.

    Todas las impurezas se adhieren al moco, y luego los cilios están diseñados para moverlos hacia la garganta. En la cavidad nasal, la mucosa también realiza la función olfativa, y también está destinada a calentar e hidratar el aire inhalado.

    La membrana mucosa en la laringe crea pliegues vocales que participan en la producción del habla. A medida que disminuye el tamaño bronquial, la altura del epitelio de varias filas disminuye, hasta que finalmente se vuelve cilíndrica en los bronquiolos y luego, como en los alvéolos, se produce el epitelio cúbico.

    La membrana mucosa con epitelio cúbico forma la llamada barrera capilar-vesicular, que participa principalmente en el intercambio de gases: el oxígeno inhalado con el aire se transporta a pequeños vasos sanguíneos y el dióxido de carbono se libera en la luz de los alvéolos, que luego se elimina durante la exhalación. .

    Como puede ver, la mucosa juega un papel extremadamente importante en nuestro cuerpo. Es una barrera que nos protege de factores externos dañinos, y también permite muchos procesos importantes sin los cuales no podríamos funcionar correctamente.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *