Quistes odontogénicos: tipos, causas, síntomas, tratamiento.

Los quistes dentados (quiste de raíz, quiste de yema, quiste gingival) se desarrollan lentamente, asintomáticamente, alcanzan tamaños significativos y destruyen los tejidos circundantes. ¿Cómo reconocerlos temprano antes de que puedan causar un daño significativo al cuerpo? ¿Cuál es su tratamiento de los quistes odontogénicos?

Los quistes derivados de los dientes son un amplio grupo de lesiones presentes en el área craneofacial que se desarrollan lentamente, asintomáticamente, alcanzan tamaños significativos, destruyen los tejidos circundantes y se detectan por accidente en imágenes radiológicas. El examen histopatológico es crucial para hacer el diagnóstico correcto. El tratamiento adicional depende del resultado de este examen, la ubicación y el tamaño del quiste.

La palabra griega kystis significa literalmente cavidad o vejiga cerrada por todos lados. El equivalente polaco de la palabra utilizada en medicina es un quiste. Según la definición médica propuesta por Kramer, un quiste es una cavidad patológica llena de contenidos de diferente consistencia y cohesión (líquido, semi-líquido o con menos frecuencia gaseoso), que no está asociado con secreciones purulentas. Los quistes se encuentran tanto en los tejidos blandos como en los huesos, están rodeados por una cápsula fibrosa, que se envía desde el interior con tejido epitelial (quiste verdadero) o no tiene tal envío, tal cosa se llama seudoquiste (pseudoquiste).

¿Cómo se forman los quistes odontogénicos?

El desarrollo de la dentición se acompaña de muchos procesos complejos a nivel celular y tisular. Los tejidos involucrados en la formación de los dientes después del final de su función desaparecen y son reemplazados gradualmente por sucesivas generaciones de células que forman yemas dentales. A veces, sin embargo, sucede que un pequeño grupo de células se rompe del esquema establecido y permanecen en una forma inactiva inmersa entre los tejidos maduros. Mientras estas células permanezcan inactivas, no hay nada que temer. Sin embargo, sucede que bajo la influencia de varios factores, por ejemplo, inflamación, se activan y el quiste se desarrolla lentamente. Tal activación también puede ocurrir espontáneamente con quistes del desarrollo.

Lea también:
Vitaminas para dientes y encías saludables
Los problemas de tiroides se ven en … la boca
¿Por qué sangran las encías? Causas del sangrado de las encías.

División de quistes del área maxilofacial

La división básica de los quistes en esta área los segrega debido al origen del epitelio presente en su interior: si el epitelio de revestimiento está asociado con los tejidos del diente en desarrollo, este quiste se llamará quiste odontogénico, si no existe tal relación, estamos tratando con quistes no derivados. El factor decisivo es la imagen microscópica visible a través del examen histopatológico.
Los quistes odontogénicos incluyen:

  • Quiste de raíz (Cystis radicularis): es el quiste de hueso de la mandíbula más común. Los cambios de este tipo representan alrededor del 60 por ciento de los quistes dentales ubicados en esta área. Debido a los desencadenantes, también se le llama quiste inflamatorio. Por lo general, se desarrolla alrededor de la raíz del diente con una pulpa gangrenosa muerta. Se encuentra más comúnmente en la mandíbula que en la mandíbula, especialmente en el segmento anterior. Los quistes de raíz se encuentran en pacientes de todas las edades, y con mayor frecuencia afectan a personas entre 20 y 50 años. Característico para ellos es el color ámbar del contenido, cristales de colesterol iridiscentes. El tratamiento correcto del conducto radicular puede causar atrofia del quiste de la raíz, pero esta no es la regla. Un caso especial de un quiste de raíz es un quiste residual que surge del tejido de granulación que queda en el alvéolo después de la extracción del diente.
  • Quiste de amigos: relacionado con un diente que se desarrolla en el hueso. La imagen radiológica del quiste que cubre la corona de un diente retenido es característica. La patogenia de la enfermedad no está clara. Los quistes en brote representan 1/4 de los quistes en el área de la mandíbula. Se desarrollan con mayor frecuencia en la mandíbula alrededor de las yemas de las muelas del juicio y los segundos premolares, en la mandíbula se encuentra con mayor frecuencia en las yemas de los terceros molares y caninos. Su variante, que se desarrolla en los tejidos blandos de las encías, es un quiste eruptivo (Cystis eruptiva).
  • Quiste gingival (Cystis gingivalis): se desarrolla en los tejidos blandos de la boca cerca de los procesos alveolares. Se puede encontrar a cualquier edad y con mayor frecuencia se diagnostica en bebés, a menudo al nacer. Se manifiesta como un bulto blanco, blanco-amarillo en los procesos alveolares sin dientes de los bebés. Los quistes gingivales de los bebés no requieren tratamiento y desaparecen solos.

Síntomas y diagnóstico de quistes odontogénicos.

Los quistes son benignos, se desarrollan lentamente, se caracterizan por un crecimiento en expansión. Inicialmente, no dan síntomas, revelando su presencia solo después de alcanzar un tamaño significativo. El dolor ocurre cuando el quiste está infectado con bacterias. Los síntomas que aparecen en el curso del quiste son asimetría facial, distensión o tumor óseo y desplazamiento dental. El desarrollo de quistes provoca la desaparición de los tejidos adyacentes debido a la presión, y los quistes óseos de gran tamaño pueden causar fracturas patológicas, aflojamiento de los dientes. Si el quiste en desarrollo comprime los troncos nerviosos, pueden aparecer trastornos sensoriales, parestesia. El examen de rayos X es una prueba importante que se realiza para reconocer un quiste. La mayoría de los quistes óseos se detectan por accidente en imágenes pantomográficas de inspección. En la radiografía, el quiste es visible como una pérdida ósea ovalada o redonda, muy limitada. Para reconocer el tipo de quiste, es necesario un examen histopatológico. La investigación también proporciona información sobre si ha habido una transformación neoplásica del revestimiento del quiste.

Quistes odontogénicos: tratamiento

Los procedimientos quirúrgicos implican la extracción del quiste junto con la cápsula fibrosa que lo rodea. A veces extracción de dientes o llamada resección del ápice de la raíz asociada con quiste de raíz Estos procedimientos generalmente se realizan bajo anestesia local. Pueden tomar la forma de un simple descascarado o legrado realizado durante una visita. La cirugía en dos etapas es otra forma posible de tratamiento para los quistes óseos.

El tratamiento de los quistes odontogénicos es un tratamiento quirúrgico, la administración de antibióticos es aplicable solo en el caso de infección del quiste.

La primera etapa tiene como objetivo eliminar el contenido del quiste, lo que gradualmente reduce su tamaño. quiste de limpieza. Esta etapa generalmente dura unos 6 meses. En este momento, el paciente debe usar un obturador acrílico e informar regularmente para las visitas de seguimiento. Después de este período, puede pasar a la segunda etapa, es decir, la eliminación de los residuos del quiste. Los métodos anteriores se pueden combinar con la limpieza mecánica, química o térmica de la cavidad ósea después de un quiste.

En casos excepcionales, se utilizan procedimientos radicales, es decir, cistectomía con fragmento óseo. resección ósea
El pronóstico para la eliminación correcta y completa del quiste es bueno. Raramente pueden ocurrir recaídas.

Artículo destacado:

Lesiones benignas y precancerosas en la boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *