Quistes pancreáticos: causas, síntomas y tratamiento.

Los quistes pancreáticos son depósitos llenos de líquido que se forman dentro de este órgano. Los quistes pancreáticos pueden ser mortales porque pueden provocar peritonitis o dañar las arterias. ¿Cuáles son las causas y síntomas de los quistes pancreáticos? ¿Es un quiste pancreático un cáncer? ¿Cómo se ve el tratamiento cuando hay un quiste en el páncreas? ¿Cuándo es necesaria la cirugía?

Los quistes pancreáticos son depósitos llenos de líquido (cavidades cerradas) que se pueden ubicar dentro de la cabeza, el cuerpo o la cola del páncreas. En terminología médica, se distinguen dos tipos de quistes: los reales y los seudoquistes (quistes), que representan aproximadamente el 70 por ciento. todas las lesiones quísticas pancreáticas Tanto los pseudoquistes reales como los reales pueden contener células de tejido pancreático, enzimas pancreáticas o sangre, pero cada uno de ellos está cubierto con un tipo diferente de tejido. Los seudoquistes pancreáticos están rodeados de tejido conectivo. A su vez, la pared de los quistes reales está hecha de epitelio. También hay varias razones para su formación.

Quistes pancreáticos: causas

Los seudoquistes suelen ser una complicación de la pancreatitis aguda o la pancreatitis crónica. Otra causa menos común de seudoquistes son las lesiones abdominales o los cambios abdominales postoperatorios.

Los seudoquistes pancreáticos son quistes no cancerosos.

A su vez, los quistes pancreáticos verdaderos pueden ser el resultado de un ensanchamiento del conducto pancreático, que se produjo como resultado de una salida deteriorada del jugo pancreático desde el conducto pancreático al duodeno (por ejemplo, debido a un tumor canceroso en el conducto pancreático o urolitiasis pancreática). Los quistes verdaderos también pueden conducir al estrechamiento del conducto pancreático, por ejemplo, en el curso de la pancreatitis.

Los quistes reales también pueden ocurrir en el curso de enfermedades parasitarias: equinococosis o celidonia. Luego, los parásitos pueden ubicarse no solo en el tracto digestivo, sino también en algunos órganos, por ejemplo, en el hígado o el páncreas, donde forman quistes (quistes) que les permiten sobrevivir.

Además, los quistes pancreáticos verdaderos pueden ser malignos, pero los cánceres quísticos pancreáticos son muy raros (representan menos del 10 por ciento de todos los tipos de este tumor).

Los quistes reales pueden tener el carácter de un tumor.

La mayoría de los tumores pancreáticos quísticos son asintomáticos y relativamente pequeños. Por lo general, se detectan accidentalmente (durante una ecografía abdominal realizada por varias razones) en los ancianos, con mayor frecuencia en mujeres.

Además, los quistes pancreáticos pueden ser congénitos, es decir, una consecuencia de anomalías del desarrollo o defectos genéticos (por ejemplo, fibrosis quística, cistosis congénita de múltiples órganos).

Quistes pancreáticos: síntomas

Los quistes pancreáticos pequeños generalmente se desarrollan de forma asintomática y se detectan accidentalmente durante la ecografía abdominal por otras razones.

Los síntomas de quistes pancreáticos más grandes son principalmente problemas gastrointestinales:

Si estos síntomas aparecen después de una historia reciente de pancreatitis, se pueden sospechar pseudoquistes de este órgano.

  • falta de apetito
  • náuseas y vómitos
  • dolor de estómago (generalmente ubicado en la parte inferior del abdomen) que puede llegar hasta la espalda
  • flatulencia
  • Diarrea
  • pérdida de peso progresiva

Si el quiste se encuentra en el área de la cabeza del páncreas, también aparece un color amarillento de las membranas mucosas y recubrimientos de la piel.

importante

Quistes pancreáticos: complicaciones graves

Si el tratamiento adecuado no se implementa a tiempo, un quiste puede infectarse. Luego hay fiebre y dolor epigástrico muy intenso. Además, un quiste infectado puede explotar y su contenido puede derramarse en la cavidad abdominal, lo que amenaza con peritonitis, que es una afección potencialmente mortal.

Además, un quiste pancreático puede dañar arterias grandes que corren alrededor del páncreas, lo que puede causar su ruptura y, por lo tanto, sangrado y muerte.

Quistes pancreáticos: diagnóstico

Si se sospecha de quistes pancreáticos, se realizan análisis de sangre, así como pruebas de imágenes para localizar el quiste y determinar su tamaño. Las pruebas básicas son la ecografía (USG) y la tomografía computarizada (CT). Otro examen, actualmente recomendado a menudo, es el ultrasonido endoscópico.

Sin embargo, a menudo estas pruebas son insuficientes para hacer un diagnóstico claro. Por esta razón, se realizan pruebas adicionales en ciertos casos, como por ejemplo, ultrasonido con agentes de contraste (CEUS), resonancia magnética (MR) o colangiopancreatografía por resonancia magnética (MRCP).

En algunos casos, su médico puede ordenar una biopsia con aguja fina durante la ecografía endoscópica.

Quistes pancreáticos – tratamiento

El tratamiento de los quistes pancreáticos depende de su origen, naturaleza, tamaño, ubicación y síntomas informados por el paciente.

En el caso de quistes pancreáticos pequeños que no son cancerosos, el médico solo puede ordenar su observación mediante ultrasonido. A menudo (alrededor del 25 por ciento de los casos), el quiste se absorbe espontáneamente dentro de las 4-6 semanas.

Si el quiste no se absorbe dentro de un mes o continúa creciendo, así como en el caso de lesiones más grandes (generalmente con un diámetro de más de 5–6 cm), se usa drenaje, es decir, drenaje del contenido del quiste con drenajes hasta su eliminación completa. El procedimiento se puede realizar con una aguja insertada en el páncreas bajo control de ultrasonido. El drenaje endoscópico también se puede realizar bajo el control del ultrasonido endoscópico (EUS).

Cuando el drenaje es imposible, no es efectivo, o cuando los quistes son cancerosos, se requiere tratamiento quirúrgico: drenaje quirúrgico del quiste pancreático (interno o externo) o (como último recurso) la eliminación del páncreas.

Según un experto
Agnieszka Ślusarska, dietista
Lea también:
Dolor de páncreas: ¿qué podría significar? Causas del dolor de páncreas.
Los primeros síntomas de las neoplasias gastrointestinales: cáncer de páncreas, estómago, trans …
Glucagonoma – causas, síntomas, tratamiento

Artículo destacado:

Páncreas: estructura, funciones, enzimas, enfermedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *