Sarcomas – tipos. Diagnóstico y tratamiento de sarcomas.

Los sarcomas son un grupo diverso de tumores malignos derivados del tejido mesenquimatoso. Estos tumores afectan muchos tejidos diferentes, pero comparten características comunes: crecimiento muy agresivo, infiltrativo y destructivo de los tejidos adyacentes, recurrencia frecuente y tendencia a formar metástasis a distancia. ¿Qué sarcomas ocurren en niños y cuáles en adultos? ¿Cómo reconocer un sarcoma? ¿Y se puede curar?

Tabla de contenido

  • Sarcomas – tipos
  • Sarcomas – causas
  • Sarcoma – signos clínicos
  • Diagnóstico de sarcoma
  • Tratamiento del sarcoma
  • Pronóstico en sarcoma
  • Los sarcomas son cánceres que afectan tanto a niños como a adultos. Los sarcomas en adultos son raros, y representan el 1% de todos los cánceres en adultos. Según la investigación, se registran en Polonia alrededor de 2 casos / 100,000 personas / año. Se reconoce que el riesgo de desarrollar sarcoma en adultos aumenta con la edad.

    Las estadísticas sobre los más jóvenes son completamente diferentes, donde los sarcomas en los niños representan aproximadamente el 15% de todos los cánceres infantiles. Las neoplasias de tejidos blandos son más comunes, aproximadamente el 10% de los casos son tumores óseos.

    El sarcoma más común en adultos es el leiomiosarcoma, mientras que en los niños es el rabdomiosarcoma.

    Sarcomas – tipos

    La clasificación y denominación de los sarcomas se basa en la diversidad de tejidos de los que se originan.

    • liposarcoma – derivado del tejido adiposo
    • Leiomiosarcoma: derivado del tejido muscular liso, es decir, los que se encuentran en la pared de los órganos internos.
    • Rabdomiosarcoma (rabdomiosarcoma): derivado del tejido muscular estriado, es decir, músculo esquelético.
    • fibrosarcoma: derivado del tejido fibroso que se encuentra, entre otros, en tendones, pleura, peritoneo y envolturas nerviosas
    • osteosarcoma (osteosarcoma): derivado del tejido óseo
    • Condrosarcoma (condrosarcoma) – derivado del cartílago
    • sarcoma vascular (hemangiosarcoma): derivado del tejido que forma los vasos sanguíneos

    Dentro de cada uno de estos grupos, se distinguen varios o incluso varios subtipos, por lo que se reconoce que es posible aislar más de 60 sarcomas diferentes que ocurren en el hombre.

    Los sarcomas mencionados anteriormente difieren en su sensibilidad al tratamiento, así como a los síntomas clínicos.

    Sarcomas – causas

    Las causas de los sarcomas no se entienden completamente.

    Se reconoce que el agente causal puede ser virus (por ejemplo, VIH), exposición a productos químicos, radiación ionizante, lesiones mecánicas y lesiones térmicas (quemaduras).

    Hasta la fecha, el condicionamiento genético de los sarcomas no ha sido probado, pero tienden a ocurrir en el curso de enfermedades hereditarias, como:

    • síndrome de neurofibromatosis
    • Síndrome de Li Fraumeni
    • Síndrome de Werner
    • Síndrome de Gardner

    Además, algunos sarcomas se caracterizan por la presencia de mutaciones genéticas específicas en base a las cuales se realiza el diagnóstico final de sarcoma.

    Sarcoma – signos clínicos

    Muy a menudo, los sarcomas se localizan dentro de las extremidades, seguidos por la cavidad abdominal y el área de la cabeza y el cuello.

    Los síntomas del sarcoma varían según su tipo, pero generalmente se puede suponer que el primer síntoma es la aparición de un tumor más comúnmente ubicado debajo de la piel o en los músculos.

    Al principio, el tumor es indoloro, pero tampoco desaparece e incluso crece con el paso del tiempo.

    El dolor ocurre debido a la infiltración y al daño del tejido sano circundante por el tumor, así como a la presión de los nervios adyacentes al tumor. Junto con el dolor, pueden aparecer hinchazón y problemas con el movimiento de la extremidad.

    El diagnóstico de sarcoma localizado en tejidos profundos suele ser difícil, por lo que estos tumores se reconocen tarde.
    Los síntomas alarmantes que requieren que se inicie el diagnóstico de sarcoma, independientemente de su tipo, incluyen:

    • tumores mayores de 5 cm
    • aumento de tumores
    • golpes dolorosos
    • tumores localizados en tejidos profundos, generalmente encontrados en pruebas de imagen

    Diagnóstico de sarcoma

    Para iniciar el diagnóstico de sarcoma, es necesario identificar un cambio sospechoso durante un examen médico.

    El siguiente paso es realizar pruebas de imagen, que le permiten determinar la ubicación exacta del tumor y su tamaño. Para este propósito, se usa ultrasonido o examen de rayos X.

    Si el tumor se encuentra dentro de las extremidades o el abdomen, se realiza una resonancia magnética, mientras que si el tumor se encuentra en la región pélvica o abdominal, la tomografía computarizada es útil.

    Si hay sospecha de metástasis en el momento del diagnóstico, se realiza una tomografía computarizada del tórax, ya que el sarcoma con mayor frecuencia forma metástasis en los pulmones.

    El resultado del examen histopatológico es necesario para confirmar el diagnóstico. El material para dicho examen se puede tomar de dos maneras, dependiendo de la ubicación del tumor y su tamaño.

    Si el tamaño del tumor no supera los 5 cm y es superficial, es posible cortarlo por completo y enviarlo para su examen histopatológico. Sin embargo, si el tumor es grande (> 5 cm) o está ubicado en tejidos profundos, el material para el examen se toma mediante biopsia o se toma una rebanada del tumor durante la cirugía.

    Solo el examen histopatológico permite la determinación precisa del tipo de tumor, estadio y pronóstico. Según el examen histopatológico, también es posible seleccionar el tratamiento adecuado.

    Tratamiento del sarcoma

    Cuando se diagnostica un sarcoma, el tratamiento varía según su tipo y etapa.

    Si no se han identificado metástasis a distancia, el método principal de tratamiento es la extirpación quirúrgica del tumor con un margen de tejido sano. En algunos casos, la radioterapia postoperatoria también es necesaria.

    Para tumores grandes, se usa radioterapia o quimioterapia preoperatoria para reducir la masa tumoral, lo que evita la cirugía grande y mutiladora y mejora el pronóstico.

    En pacientes con metástasis, la quimioterapia es el primer método de tratamiento.

    La extirpación quirúrgica de metástasis a veces es posible, si no son numerosas y ocurren en un lugar donde se puede realizar una cirugía, por ejemplo, en los pulmones.

    Pronóstico en sarcoma

    El pronóstico depende del tipo de sarcoma, su tamaño y respuesta al tratamiento, así como si la resección del tumor se realizó radicalmente, es decir, si el tumor se extirpó por completo con un margen adecuado de tejidos sanos.

    Actualmente, sin embargo, los resultados del tratamiento del sarcoma son muy satisfactorios y muy a menudo se logra una recuperación completa.

    Los sarcomas son un grupo muy diverso de neoplasmas malignos, pero la mayoría de ellos se encuentran en la superficie del cuerpo, por vía subcutánea, donde se pueden observar fácilmente.

    Si nota un tumor en crecimiento perturbador, debe consultar a su médico, ya que el diagnóstico oportuno le permite implementar un tratamiento efectivo.

    Según un experto

    Profesor dr hab. n. med. Piotr Rutkowski, jefe de la Clínica de cáncer de tejidos blandos, hueso y melanoma

    Hay muy pocas personas que puedan diagnosticar sarcomas no solo en Polonia sino también en el mundo. Se necesitan muchos especialistas para reconocer y tratar bien este cáncer, por lo que el paciente debe acudir a un centro de referencia multidisciplinario.

    En Polonia, tenemos una red de centros de oncología pediátrica que se ocupan de los sarcomas. Los mejores son el Instituto de la Madre y el Niño y el Centro de Salud Infantil de Varsovia, así como la Universidad de Medicina de Wroclaw.

    En cuanto a los adultos, la situación parece peor, porque los sarcomas son tratados en varios centros oncológicos, pero el único que se enfoca en este tipo de cáncer es la clínica, que tengo el honor de dirigir.

    Para que los pacientes adultos sean tratados adecuadamente, se necesitan de 3 a 4 instalaciones de este tipo. Por otro lado, Polonia tiene la suerte de ser un país tan grande que existen especialistas en el tratamiento de los sarcomas. No hay un centro en Lituania, porque solo 70 personas sufren de estos cánceres.

    El diagnóstico temprano y el diagnóstico correcto son muy importantes. Como tenemos mil en Polonia sarcomas por año y más de 20 mil médicos de familia, estadísticamente hablando, uno de esos médicos se encontrará con un sarcoma una vez cada veinticinco años. El punto no es cometer un error en esta etapa.

    Declaración del prof. Rutkowski proviene de los materiales de prensa de la Sarcoma Sarcoma Help Association

    Bibliografía:

  • Vinay Kumar, Ramzi S. Cotran, Stanley L. Robbins, ed. medio. Włodzimierz T. Olszewski: Patología de Robbins, Elsevier Urban & Partner, 2005.
  • Jacek Jassem, Radzisław Kordek: Oncología. Manual para estudiantes y médicos, ed. 5, Vía Medica, 2019.
  • Sobre el Autor
    Graduado de la Primera Facultad de Medicina de la Universidad de Medicina de Lublin. Actualmente es médico durante una pasantía de posgrado. En el futuro, planea comenzar a especializarse en hematooncología infantil. Particularmente interesado en pediatría, hematología y oncología.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *