Trombosis del seno venoso cerebral: causas, síntomas, tratamiento

La trombosis del seno venoso es una enfermedad rara, pero puede tener graves consecuencias, como un accidente cerebrovascular venoso. ¿Cuáles son las causas de la trombosis del seno venoso cerebral? ¿Qué síntomas pueden indicarlo? ¿Cual es el tratamiento?

La trombosis del seno venoso puede conducir a un accidente cerebrovascular venoso, porque aunque los accidentes cerebrovasculares generalmente son causados ​​por el bloqueo del flujo sanguíneo en los vasos arteriales, este grupo de afecciones también puede ser el resultado de un deterioro venoso.
Los senos venosos del cerebro son espacios venosos a los que se transporta la sangre desde las venas más profundas del cerebro. Desde el sistema sinusal, la sangre fluye hacia la vena yugular, y desde allí se transporta al corazón.
En condiciones normales, la sangre fluye a través de los senos libremente. Una de las condiciones que pueden interferir con los procesos normales de transporte de sangre es la trombosis del seno venoso cerebral. En esta enfermedad, el suministro de sangre al sistema nervioso se ve afectado, es decir, accidente cerebrovascular, en esta situación denominada accidente cerebrovascular venoso. De todos los accidentes cerebrovasculares, los causados ​​por trombosis venosa representan menos del 1%. El individuo puede ocurrir a cualquier edad, es un poco más común en las mujeres.

Trombosis del seno venoso cerebral: causas

Para cualquier vaso sanguíneo, tres factores contribuyen a la aparición de trombosis, que se conocen colectivamente como la tríada de Virchow. Son:

  • trastornos del flujo sanguíneo
  • daño a la pared del vaso
  • aumento de la coagulación sanguínea

La trombosis del seno venoso cerebral es causada con mayor frecuencia por una mayor tendencia a la coagulación de la sangre. Esto puede ocurrir debido a muchas razones diferentes, entre las cuales están:

  • infecciones (tanto infecciones locales como meningitis, otitis y sinusitis o abscesos del área de la cabeza, pero también infección sistémica: tuberculosis, VIH, sepsis o endocarditis)
  • trastornos de la coagulación asociados con la hipercoagulabilidad (como portador de mutaciones de Factor V Leiden, deficiencias de proteínas anticoagulantes: proteínas antitrombina III, C y S y anticuerpos antifosfolípidos séricos o hiperhomocisteinemia)
  • enfermedades hematológicas (por ejemplo, policitemia, anemia falciforme, trastornos del recuento de plaquetas, tanto deficiencia como exceso)
  • embarazo y puerperio
  • cáncer
  • condiciones después de someterse a un tratamiento quirúrgico (esto se aplica especialmente a los procedimientos de cabeza y cuello)
  • deshidración
  • insuficiencia cardíaca (especialmente en aquellas etapas donde hay una estasis sanguínea significativa en los órganos)
  • uso de ciertos medicamentos (por ejemplo, cisplatino, anticonceptivos hormonales, heparina o glucocorticosteroides)
  • síndrome nefrótico
  • enfermedades crónicas, especialmente aquellas de naturaleza inflamatoria (por ejemplo, sarcoidosis, lupus eritematoso sistémico o enfermedad de Crohn)

La aparición de un coágulo de sangre en un seno venoso perjudica el flujo sanguíneo normal: el grado de trastorno y los síntomas asociados dependen de qué seno venoso específico está involucrado en el proceso y qué tan grande es el coágulo.

Lea también:
La vitamina K como coagulación
Índice rápido (índice de protrombina – INR PT)
Trastornos de la coagulación de la sangre: causas, síntomas y tratamiento.

Trombosis del seno venoso cerebral: síntomas

El síntoma más común (hasta el 90 por ciento de los pacientes) de trombosis del seno venoso cerebral es el dolor de cabeza. Tiene un carácter diferente: en algunos pacientes es extremadamente grave (lo que puede sugerir la aparición de hemorragia subaracnoidea), en otros pacientes los síntomas son inicialmente insignificantes y su intensidad aumenta gradualmente con el tiempo.
La hipertensión intracraneal puede ocurrir debido a la alteración del flujo de sangre desde el cerebro. Los síntomas de esta afección, que también son relativamente comunes en pacientes con trombosis del seno venoso cerebral, son:

  • vómitos
  • trastornos visuales (asociados con edema del disco óptico)
  • parálisis del nervio craneal

Otros síntomas que pueden ocurrir en el curso de la trombosis del seno venoso cerebral incluyen:

  • convulsiones (generalmente afectan a la mitad del cuerpo, rara vez toman la forma de convulsiones generalizadas)
  • globos oculares
  • trastornos de la conciencia
  • fiebre
  • alteraciones de la conciencia

Trombosis del seno venoso cerebral: reconocimiento

Debido a la prevalencia, la trombosis del seno venoso se sospecha con bastante poca frecuencia. Los síntomas que ocurren en el curso de la enfermedad pueden indicar la necesidad de diagnósticos por imágenes y es en tales estudios que es posible visualizar el coágulo a la luz de los senos venosos o las consecuencias de su presencia (por ejemplo, trastornos del suministro de sangre al tejido cerebral).
Por lo general, la tomografía computarizada (TC) de la cabeza o la resonancia magnética (RM) se realiza para encontrar la causa de los síntomas del paciente, ambas pruebas se realizan con o sin contraste. También se utiliza para diagnosticar la trombosis del seno venoso para visualizar los vasos sanguíneos como angio-KT o angio-MR.

Trombosis del seno venoso cerebral: tratamiento

El tratamiento de la trombosis del seno venoso cerebral se basa en el uso de anticoagulantes. En el período inicial de la terapia se usan heparinas: molécula pequeña (administrada por vía subcutánea) o no fraccionada (administrada por vía intravenosa). Una vez que la condición del paciente se estabiliza, las preparaciones de heparina se reemplazan con anticoagulantes orales (por ejemplo, warfarina o acenocumarol). Se recomienda el tratamiento con anticoagulantes orales durante períodos de tiempo variables: tres meses pueden ser suficientes para pacientes con factores de riesgo transitorios de trombosis. A su vez, en pacientes cuyos factores de riesgo no son modificables (por ejemplo, debido a la presencia de una enfermedad inflamatoria crónica), puede ser necesario usar medicamentos que reduzcan la coagulación de la sangre incluso por el resto de sus vidas.
La terapia farmacológica es la base para tratar la trombosis del seno venoso. La trombolisis (el uso de sustancias que disuelven el coágulo de sangre) puede ser útil en algunos pacientes (por ejemplo, aquellos que tienen un coágulo grande).
Además de los medicamentos mencionados anteriormente, los pacientes también pueden recibir otras preparaciones destinadas a aliviar la incomodidad asociada con la hipertensión intracraneal. Para este propósito, se usan glucocorticoides, medicamentos antiinflamatorios y antieméticos. En una situación de extrema gravedad de la hipertensión intracraneal, que es potencialmente mortal, se puede realizar una craniectomía (es decir, abrir el cráneo para reducir su presión).

Trombosis del seno venoso cerebral: pronóstico

En el curso del accidente cerebrovascular venoso, el pronóstico de los pacientes es mejor que en el caso de las formas arteriales de estas enfermedades. La tasa de casos finalmente mortales de trombosis del seno venoso cerebral alcanza aproximadamente el 10-15 por ciento. Se observan complicaciones persistentes (en forma de convulsiones o defectos neurológicos focales, por ejemplo, parálisis y paresia) entre los pacientes tratados en hasta aproximadamente el 20 por ciento de ellos.
La trombosis del seno venoso cerebral puede reaparecer, por lo que, si su paciente tiene un riesgo constante de desarrollar un coágulo de sangre, debe tomar anticoagulación preventiva.

Artículo destacado:

Trombosis: síntomas, causas y tratamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *