Uréter: causas, síntomas, tratamiento.

El uréter gigante (megauréter, MO) generalmente se detecta durante las pruebas prenatales y es la causa más común de hidronefrosis en el feto. Los uréteres gigantes se dividen en primarios y secundarios.

Tabla de contenido

  • Uréter gigante – división
  • Uréter gigante – causas
  • Uréter gigante – síntomas
  • Uréter gigante – diagnóstico
  • Uréter gigante – tratamiento
  • Uréter gigante – tipos de tratamientos
  • Uréter gigante – después de la cirugía
  • Los uréteres gigantes, según las estadísticas médicas, son la segunda causa más común de hidronefrosis que se encuentra en el feto durante la ecografía prenatal. Este defecto se encuentra en 1 de cada 10,000 nacimientos. La enfermedad es cuatro veces más común en los recién nacidos varones. Los uréteres gigantes de doble cara se diagnostican en aproximadamente el 20% de los niños con este defecto. Casi el 85% de los uréteres gigantes no requieren tratamiento quirúrgico, ya que desaparecen por sí mismos.

    El uréter, o más precisamente los uréteres, son incluso órganos (conductos) que conectan la pelvis renal a la vejiga. Su tarea principal es drenar la orina del sistema de brote pélvico renal hacia la vejiga.

    En un cuerpo desarrollado adecuadamente, los uréteres tienen un diámetro (luz) de 3 a 5 milímetros. Hablamos de uréteres gigantes (uréteres) cuando su luz se desvía de los valores dados anteriormente, es decir, de la norma aceptada. Incluso sucede que el diámetro del uréter puede superar los 7 milímetros. El uréter puede ensancharse en uno o ambos lados del cuerpo.

    Uréter gigante – división

    Los uréteres gigantes se dividen en primarios y secundarios según su causa.

    • El uréter gigante primario se caracteriza por un ensanchamiento significativo del uréter, pero también por la falta de una causa orgánica del ensanchamiento. No hay obstrucción obstructiva, y las conexiones vesico-ureterales y la permeabilidad del uréter intramural son normales. Otra división puede ser la división en obstrucciones gigantes, obstructiva, drenaje, drenaje obstructivo, no obstructivo y no drenaje.
    • El uréter gigante secundario ocurre en la vejiga neurogénica y en los defectos de la válvula uretral posterior. En ambos casos, hay un aumento en la presión intravesical, lo que conduce a un ensanchamiento secundario del tracto urinario superior.

    Uréter gigante – causas

    Las causas de los uréteres gigantes primarios no se conocen exactamente.

    En el caso de los uréteres secundarios gigantes, se habla de reflujo vesico-ureteral, vejiga neurogénica y defectos de la válvula uretral posterior.

    Una de las teorías más frecuentemente citadas que explican la formación de uréteres gigantes es la función anormal del segmento de uréter intramural combinado con peristaltismo ureteral alterado.

    Se supone que la peristalsis del segmento intramural es causada por su inmadurez neuromuscular o estructura anormal de la pared del uréter.

    También se reemplaza el sistema anormal de fibra muscular o el exceso de colágeno.

    Como otra razón para la formación del uréter gigante, se menciona el uréter uterino aperistáltico, que dificulta el flujo de orina con el ensanchamiento progresivo de la luz del uréter por encima del segmento aperistálico.

    Los uréteres gigantes secundarios están asociados con la vejiga neurogénica.

    Los uréteres gigantes a menudo van acompañados de su ubicación ectópica (desplazada). La ubicación más común de la salida del uréter es el cuello de la vejiga, la uretra, la vagina o el epidídimo.

    La ectopia de los uréteres es más común en las niñas.

    Uréter gigante – síntomas

    En casi el 50% de los recién nacidos, el uréter gigante no causa ningún síntoma.

    Otros pacientes tienen infecciones recurrentes del tracto urinario. A menudo es pielonefritis.

    Algunos pacientes desarrollan daño en su parénquima renal con el tiempo, lo que puede conducir a insuficiencia orgánica.

    Los niños con uréteres gigantes sintomáticos pueden tener deficiencias de peso y anorexia.

    Lea también: INFECCIONES DE LOS CAMINOS URINARIOS: cómo evitar problemas

    Uréter gigante – diagnóstico

    El examen básico que permite reconocer un uréter gigante es el ultrasonido. La ecografía permite diferenciar el estrechamiento de la unión del uréter pélvico y el uréter gigante. La prueba también permite evaluar el grosor del parénquima renal, el grosor de la pared y la retención de orina después de la micción.

    La siguiente prueba es la cistouretrografía mictiva, que se realiza cuando se sospecha de uréteres gigantes. La prueba permite la exclusión del reflujo vesico-ureteral.

    La cistografía miccional implica la administración intravesical de un agente de contraste a través de un catéter delgado. El examen se realiza en un laboratorio de rayos X. Después de la administración del medio de contraste, se toma una radiografía durante la micción. Con el reflujo, se observa el contraste de la vejiga a los uréteres o al riñón.

    La gammagrafía es un estudio menos gravoso que la urografía. Consiste en administrar un radiotrazador intravenoso especial y observar su excreción por los riñones con un gammacámero especial. La gammagrafía le permite evaluar la función renal y determinar el grado de trastorno del flujo urinario. Una imagen típica en la gammagrafía es un pasaje de radiotrazador deteriorado o una estasis completa en la unión uretero-vejiga.

    Uréter gigante – tratamiento

    En el 80% de los uréteres gigantes, no se administra ningún tratamiento, ya que este defecto desaparece espontáneamente.

    Los niños que tienen infecciones recurrentes del tracto urinario deben tomar antibióticos de manera profiláctica y someterse a una ecografía de vez en cuando.

    En los casos en que hay una expansión sistemática de los uréteres y la insuficiencia renal, se utiliza cirugía.

    Sin embargo, vale la pena agregar que el grado de deformación y el grado de expansión de los uréteres no afectan la gravedad de la enfermedad.

    El tratamiento quirúrgico requiere del 15-20% de los niños con uréter o uréteres gigantes. La calificación para el tratamiento intervencionista se basa en el cuadro clínico y los resultados de las imágenes.

    La pielonefritis recurrente, el aumento de la insuficiencia renal confirmada por gammagrafía son las indicaciones más importantes para el tratamiento quirúrgico.

    Uréter gigante – tipos de tratamientos

    El objetivo del tratamiento del uréter gigante es trasplantarlo y posiblemente estrechar su luz.

    La operación no se realiza en niños menores de un año debido a condiciones anatómicas y funcionales desfavorables. La razón es el músculo detrusor, que en los bebés es hipersensible y genera una presión intravesical mucho mayor que los niños mayores.

    La cirugía se puede realizar cuando el niño tiene más de un año y pesa más de 10 kilogramos.

    Si el procedimiento es necesario en un niño más pequeño, la primera etapa del tratamiento es crear una fístula ureterocutánea. El cirujano puede usar una de las cinco técnicas para producir una fístula. La decisión se toma después de analizar la construcción del niño. Mucho también depende de la experiencia y las preferencias del cirujano.

    Antes de realizar la operación, es necesario realizar una uretrocistoscopia, es decir, una colonoscopia uretral y vesical. La prueba se realiza en condiciones de quirófano y bajo anestesia general. El propósito de este estudio es excluir defectos uretrales (válvulas uretrales posteriores) y evaluar la ubicación de los orificios del uréter y la anatomía del triángulo vesical.

    El tratamiento quirúrgico implica la resección del segmento distal estrecho y el trasplante del uréter gigante a un nuevo lugar dentro del triángulo urinario. Algunos pacientes estrechan la luz del uréter.

    La operación del uréter gigante dura aproximadamente 60-90 minutos. Debido al riesgo de complicaciones, el procedimiento se realiza solo en un lado del cuerpo.

    La elección de la técnica quirúrgica depende de las condiciones anatómicas. El operador tiene en cuenta la capacidad de la vejiga y el grado de dilatación del uréter. La cirugía más común es el método Politano-Leadbetter, Paquin o Cohen.

    Independientemente de la técnica de cirugía, el objetivo es obtener un uréter submucoso largo que proteja contra el drenaje vesical-ureteral.

    Después del trasplante del uréter, se introduce un catéter ureteral en su luz, que se saca a través de la pared abdominal. Además del catéter ureteral, se dejan un catéter de Foley y un tubo de drenaje en la vejiga.

    Lea también: Catéteres: indicaciones y procedimiento

    Uréter gigante – después de la cirugía

    Después del procedimiento, el niño va a la sala de recuperación y luego a la sala de urología.

    Los drenajes del área pericalveolar se eliminan tan pronto como disminuye la fuga del contenido.

    El catéter de uréter se retira después de 5-14 días, lo que depende del proceso de curación y las reglas vigentes en el centro dado.

    El catéter de Foley se retira después de 10-4 días. Solo entonces el niño puede regresar a casa. También son necesarios controles regulares de la salud de su hijo.

    Lea también: Urólogo: lo que hace. ¿Cómo es una visita a un urólogo?

    Artículo destacado:

    Estrechamiento del uréter: causas, síntomas y tratamiento.
    Sobre el Autor
    Anna Jarosz
    Periodista desde hace más de 40 años dedicada a la divulgación de la educación sanitaria. Ganador de muchos concursos para periodistas de medicina y salud. Ella recibió, entre otros El Premio de Confianza ‘Golden OTIS’ en la categoría ‘Medios y Salud’, Mención de Honor Kamila recibió en ocasión del Día Mundial del Enfermo, dos veces «Crystal Pen» en el concurso nacional para periodistas que promueven la salud y muchos premios y distinciones en concursos para el «Periodista médico del año» organizado por la Asociación Nacional de Periodistas para la Salud.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *